El embarazo, parto y posparto son etapas en la vida de una mujer de una transcendental importancia. En ocasiones, se puede descuidar la gran carga emocional que supone en nuestras vidas.

Una doula acompaña emocionalmente a la madre (y en ocasiones a la pareja) en estas etapas; en todas o en las que la madre decida.

¿Qué hace una doula?

Grosso modo es difícil explicar o desglosar qué hace una doula, ya que eso depende principalmente de las necesidades de la madre.

Normalmente, durante un acompañamiento la doula ofrece información (siempre actualizada y basada en recomendaciones oficiales; OMS, Ministerio de Sanidad… y extraída de evidencia científica). Pero la decisión, sea de la índole que sea (si desea parto natural, si quiere epidural, si desea amamantar o dar bibierón…) siempre va a ser de la madre sin que esta se sienta influenciada de ninguna manera. Y siempre respetada por la doula, que está ahí para apoyar las decisiones informadas de la madre, conteniéndola y apoyándola. La figura de la doula, además potencia el apego y el vínculo entre la madre y el bebé.

La doula facilita herramientas a la madre para que sea ella quien se empodere y tome las riendas de todo el proceso, para que pueda así decidir libremente y disfrutarlo plenamente.

¿Qué no hace una doula?

Es necesario dedicar un pequeño espacio a lo que NO hace una doula para que no haya lugar a dudas.

Una doula no es personal sanitario, ni realiza ninguna de las funciones inherentes a estas profesiones (ginecólog@s, matronas, enfermer@s, pediatr@s…). Por tanto no atiende partos, ni recomienda nada sobre la salud de la madre ni del bebé. Al contar con una doula, la relación con el sistema sanitario es exactamente igual (la madre se hará las mismas pruebas y las mismas visitas que si no estuviese acompañada por una doula). Siempre  acompaña un parto, lo hace con el profesional sanitario necesario, ya sea un parto en casa o en un hospital.

Como podría deducirse del apartado anterior, tampoco toma decisiones por la madre, no la juzga ni la influencia. La máxima es el respeto hacia las decisiones de la madre y la familia. Trabaja en equipo con la pareja, si la hay y si así lo desea, permitiendo que adquiera su rol en todo el proceso.

¿En qué momento de tu maternidad puedo acompañarte?

Embarazo – durante el embarazo se pueden fijar visitas que variarán en contenido según la madre necesite; si está preocupada por el parto, si no sabe quién la acompañará, para tratar temas de “logística” que le preocupen, si por ejemplo tiene otro hijo… etc.

En las sesiones de embarazo suelo trabajar con sesiones de Método Naces, si la madre o la familia así lo desean, pero es una técnica no inherente al trabajo de doula. Puedo ofrecer acompañamiento si usar dicha herramienta y viceversa. Puedes leer más sobre este método aquí.

Tanto si estás embarazada como si quieres hacerle un regalo a una futura mamá, puedes leer sobre las “Fiestas para embarazadas o blessingway en esta entrada.

Parto – Si se trata de un parto hospitalario puedo acompañarte durante la dilatación, el expulsivo, el posparto inmediato… o durante solo una de estas etapas. Muchas mujeres prefieren tener su doula cerca durante la dilatación (que además, en los hospitales, suele ser en la habitación y pueden haber dos acompañantes) y en el momento del expulsivo, entra el padre. Esta presencia continuada hace que la madre se sienta más tranquila y segura afrontando todo el proceso, aunque el personal sanitario cambie el turno, esa persona de referencia sigue a su lado ininterrumpidamente.  También hay parejas que no quieren presenciar el nacimiento, mujeres que no tienen quién les acomapañe, otras que tienen más hijos y el padre prefiere pasar la primera noche en casa con los niños… Como ves, las situaciones son difíciles de enumerar, ya que va a depender siempre de las necesidades de la familia.

La doula conoce la necesidad de apego y comienzo precoz de la lactancia, por ello conoce las intereferencias que pueden haber (demasiadas visitas, separaración, no dar a demanda…) y contiene y apoya a la familia para que puedan conseguir lo que desean.

Posparto – Esta etapa suele estar caracterizada (en muchos casos) por el sentimiento de soledad y falta de empoderamiento de la mujer, la mayoría (haciendo caso a lo que dice la vecina y la amiga, que suele ser contradictorio)  se siente abrumada por  las circunstancias. Recordemos que  la doula no es personal sanitario, por tanto, si se intuye que la madre presenta algún síntoma o comportamiento que se sale de la normalidad, se propondrá consultar con un profesional adecuado, en este caso, por ejemplo con una psicóloga perinatal.

Lactancia – En las visitas de lactancia, que irían integradas necesariamente en las de posparto, se ofrecen a la madre fuentes fiables donde consultar información, sobre posturas, posiciones… y sobre todo mucho apoyo y contención, ya que es muy frecuente que el entorno no comprenda la realidad de la lactancia a demanda (“otra vez mamando”, ” te usa de chupete”, “ponteló asá”, “es normal que te duela” y una larga lista).

¿Por qué elegir una doula en cada uno de estos procesos?

Hace años que se estudian los beneficios de las doulas y de hecho, en otros países están incluidas en el sistema sanitario.

Entre los beneficios que se han observado gracias a este tipo de acompañamiento emocional continuado (a través de varios estudios de mano del neonatólogo M.Klaus y el pediatra J. Kenell) son los siguientes:

En el acompañamiento durante el parto se observan: reducción de la tasa de cesáreas, del tiempo de duración del parto, del uso de fórceps y de anestesia.

En el acompañamiento durante el posparto: menor índice de depresión posparto, mayor satisfacción, más confianza en su relación con el bebé y un índice de lactancia exitosa casi del doble.

Una doula no apoya, per se, la latancia materna, el parto natural o el colecho. Una doula solo apoya a la madre.

¿Quieres saber más?

Como socia de la Asociación Española de Doulas, cumplo con su código ético y sus buenas prácticas que puedes consultar pinchando aquí.

Para leer los estudios completos y otros adicionales, recomiendo esta completa entrada.

Si eres quieres saber más o te interesa tener más información porque estás pensando en contar con una doula, no dudes en contactar y preguntar todo lo que necesites.

(Zona de la Comarca Utiel – Requena y alrededores)

UNA DOULA