Según la OMS, UNICEF y la Asociación Española de Pediatría la lactancia materna ha de mantenerse de manera exclusiva los 6 primeros meses de vida del bebé, y de manera complementaria, hasta al menos los 2 años. A partir de ahí, hasta que el bebé y la mamá lo deseen. Para poder cumplir estas recomendaciones, debes tener en cuenta que:

  • La lactancia materna es a demanda: SIEMPRE que el bebé pida; hayan pasado 2 horas o 2 minutos. Mame 8 o 24 veces al día. Esté 10 minutos o 10 horas en cada pecho.
  • La lactancia materna hasta los 6 meses es exclusiva: No hay que darles agua (aunque haga mucho calor; en este caso ofreceremos más pecho), infusiones, ni preparados infantiles (no está demostrado que las infusiones ayuden al bebé a aliviar cólicos o gases, y muchas de estos preparados contienen gran cantidad de azúcares).
  • Hay que poner al bebé al pecho dentro la hora siguiente a su nacimiento. El contacto piel con piel en el los primeros minutos es muy importante para una lactancia exitosa. Cuánto más estimule al principio menos tardará la leche en subir.