• Favorecen la lactancia materna.
  • Fortalecen el vínculo del bebe y su porteador.
  • El movimiento de vaivén y el contacto favorecen su maduración neuronal, al mismo tiempo que lo relaja.
  • Los niños son más independientes y seguros de sí mismos.
  • Ayuda a calmar los cólicos de lactante y ayuda con el estreñimiento en bebés más mayores.
  • Protege la estructura en formación, respetando la evolución de la columna y la cadera.
  • Permite a los padres tener más tiempo disponible y las manos libres, para atender por ejemplo, al hermano mayor.
  • Mejora posibles problemas de espalda del porteador, al llevar la carga muy pegada al cuerpo e ir fortaleciendo los músculos de la espalda.