Embarazo, conciertos y mascletás

publicado en: Blog | 0

Embarazo, conciertos y mascletás

Muchas son las mamás que embarazadas van a una mascletá o a un concierto en el que la música está muy alta. En estas situaciones el bebé se mueve mucho, da patadas… y un comentario muy frecuente es; “Mira le gusta la música/mascletá…”. Yo misma lo pensé cuando fui a un concierto y mi niño no paró de moverse (que por cierto, estaba encajado y se puso de nalgas…). “Mira, mira cómo le gusta la trompeta” – le dije orgullosa a su papá. Además, la recta final de mi embarazo fue durante las fiestas del pueblo y nunca pensé que el ruido pudiera molestarle. Pensaba que estaba totalmente protegido.

Pero tiempo después me enteré de que no es precisamente gusto lo que estos ruidos causan en los bebés que están tan tranquilos dentro de su mamá. Así que os pongo algunas cositas que a mí me hubiese gustado saber en su momento.

Todos sabemos que los bebés oyen cuando están dentro de la tripa. Conocen la voz de su mamá y de su papá… Hay múltiples estudios sobre la percepción auditiva fetal, en aras de estudiar la estimulación prenatal. Y es por ellos que se conocen los efectos negativos que tienen los ruidos fuertes.

Es verdad que el líquido amniótico y el útero amortiguan el sonido pero también es cierto que los sonidos de baja frecuencia (voces graves, sonidos bajos de la música, petardos) se amortiguan peor que los agudos; por los que además, sienten predilección. Por eso los adultos, que no lo sabemos pero lo sabemos, ponemos “voz de pito” para dirigirnos a ellos 😉

Los sonidos fuertes estimulan al bebé; en los últimos meses lo muestran moviéndose o dando patadas. Cuando se expone a un feto a sonidos muy fuertes aumenta su frecuencia cardiaca. Los movimientos y la taquicardia se relacionan con una situación de estrés y por tanto, con la secreción de adrenalina que puede afectar al Sistema Nervioso Central. Así mismo, la exposición a ruidos fuertes durante el embarazo está relacionada con déficits auditivos. También hay estudios que relacionan las gestaciones en ambientes muy ruidosos con niños nacidos con pesos más bajos y prematuramente.

Hay que tener en cuenta que cuánto más avanzado esté el embarazo más lo percibirá y que además, si está con la cabeza hacia abajo, la pelvis actúa de caja de resonancia por lo que le llegan mejor todos los sonidos.

Y tú ¿has ido embarazada a algún concierto o lugar ruidoso? ¿Se movía tu bebé?

 

ninot indultat

La foto muestra el ninot indultat en 1936, pertenecía a la falla de la Pz del Mercado. Fue obra del artista Vicente Benedito.

Dejar una opinión