Parches de hidrogel y grietas

publicado en: Blog | 0

A raíz de una publicación anterior me habéis preguntado qué son los parches de hidrogel y para qué sirven.

Es un parche formado en su gran parte por agua y glicerol. Se pega directamente sobre el pezón y proporciona frescor y alivio entre las tomas. Gracias a su composición, crea un ambiente de humedad óptimo para la cicatrización. Por eso se suele recomendar cuando hay grietas.

Se retira en cada toma y se reutiliza durante unas 24 horas.

También tenemos los protetores de pezones, que igualmente, alivian y ayudan pero tampoco curan. Lo explico aquí.

medelahydrogel1_1338817384Entonces ¿Es para curar las grietas?

Sí y no. Cuando hay una herida, como decimos favorece la cicatrización. Pero las grietas siempre tienen una causa; que el bebé no está mamando adecuadamente. Por eso, si notas molestias en el pezón, irritación o te han salido grietas puedes usar los parches de hidrogel para aliviar. PERO siempre hay que comprobar cuál es el problema y cómo solucionarlo. En la entrada “Grietas no, gracias” puedes leer cómo prevenirlas o actuar si ya las tienes.

¿Hay alguna forma de evitar las grietas?

Sí. Que el bebé mame adecuadamente y no tenga ninguna dificultad. Es decir; si el bebé mama bien, da igual que te pongas parches, Purelán, o cualquier pócima milagrosa: No te saldrán grietas.

Si por el contrario, el bebé mama mal (posición, frenillo sublingual corto…), da igual que te pongas parches (que sí, te aliviarán) o cremas; si persiste el problema, persisitirán las grietas.

También es cierto que muchas veces, conforme crece el bebé, su boquita y va aprendiendo, se va solucionando el problema. Pero esto no quiere decir que si te duele esperes a que esto ocurra. Si empiezas a amamantar a tu bebé y notas dolor, pide ayuda. A tu matrona, al pediatra, a una asesora de lactancia, un grupo de apoyo… pero no asumas que amamantar duele, ni que se tiene que hacer callo o que ya se pasará.

A colación de mencionar las cremas, también me gustaría comentar que hay que tener precaución con determinados “remedios”. Las cremas muy densas, o que no sean específicamente para cicatrizar pueden tener el efecto contrario; dejar el pezón excesivamente húmedo y dificultar así la correcta cicatrización. Cremas como el Purelán están aconsejadas para hidratar la zona y aliviar (su composición es 100% lanolina). Se trata de una sustancia humectante, que lo que hace es “retener” la humedad, por lo que viene bien en muchas situaciones y alivia la irritación o problemas derivados de la sequedad, pero no cuando hay una herida (en este caso, grietas)

Pues mi vecina se echó aceite de coco (por poner algo) y le funcionó.

He puesto aceite de coco por poner algo, pero he escuchado miles de remedios para las grietas. Hay que tener cuidado con lo que se aplica porque podemos empeorar el cuadro causando una infección.

Cuando damos argumentos sobre cualquier tema, siempre suele salir el “pues a mí me funcionó”. Como explicaba al principio puede ser que con el paso de los días/semanas el problema que ha originado las grietas se vaya solventando. Bien por el cambio del bebé, porque la madre ha modificado la posición sin darse cuenta, porque se coge mejor… Si durante este tiempo ha  estado echándose “equis cosa”, la mamá lo más normal y lo más seguro es que lo achaque a ese remedio. Pasa algo parecido con los “cólicos”; en algún momento antes de los 3 meses se pasan solos. Si ha sido la semana que la madre ha dejado de tomar zumo, pan o garbanzos, seguramente lo achaque a eso y te dirá (por tu bien, desde luego y convencida de ello): “Pues chica, dirán lo que quieran pero yo fue quitarme el pan, y pasársele los cólicos” ¿Te suena? 😉

Por eso, cuando nos encontramos con remedios anticólicos o con remedios para otras muchas cosas para bebés, hay tantas tantas tantísimas recomendaciones “populares”.

Pues lo dicho, que la lactancia no ha de doler, no hay que esperar y no tiene que hacer callo. Si notas que algo no funciona no dudes en buscar apoyo.

Si quieres ver más productos para cuidado del pecho, puedes mirar aquí.

Por cierto, ¡Feliz Semana de la Lactancia Materna!

 

Dejar una opinión